temp3

temp3

jueves, 1 de mayo de 2014

La enfermedad de Sodoku Parte I


-Bájate el pantalón.
Sodoku se baja el pantalón y siente una mano grande sobre su pene y luego sobre sus testículos, los cuales frota suavemente.

- Voltéate.
Luego percibe cómo esa misma mano va separando sus nalgas para lograr una vista panorámica de su ano el cual le van rozando suavemente con la yema de los dedos.

- Ok listo, puedes vestirte.
El doctor se saca los guantes y va hacia su escritorio para recoger un sobre, jala una silla y se sienta al frente de Sodoku el cual una vez arreglado también toma asiento.

- Ya revisé tu prueba de Elisa...
- ... y qué salió?
- Reacción negativa, no tienes VIH
- Uff qué bueno - responde aliviado
- Por lo que me contaste no parecía tan necesaria la prueba pero era mejor asegurarnos. Ya sabes lo importante que es usar protección, incluso para el sexo oral, el líquido pre seminal también pude transmitir algunos antígenos que...

Pero a Sodoku ya no le importaba mucho la conversación, su mirada iba directa al paquete que se formaba entre las piernas del doctor. Ahora que se sabía "sano" un fervor de libertad y riesgo le generaba el deseo de abrir la bragueta del joven galeno y hacerle un felatio en recompensa a su trabajo bien cumplido, en su oficina, encima de su escritorio y sobre las recetas médicas, quitarle los boxers con los dientes y devorarlo hasta excitarlo a tal punto que le enseñara ese líquido pre seminal del que tanto le hablaba mientras él se perdía en sus pensamientos...

... Supongo que eso es todo, espero tengas más cuidado para la próxima. Te cuidas mucho.
- Gracias doctor, lo haré.

Sodoku toma su mochila y sale del consultorio con una sonrisa más que complaciente. Ya en la calle decide caminar un poco, piensa en lo afortunado de no estar infectado con algún virus y mientras las hojas van cayendo por la fuerte brisa del viento a su mente vuelven las imágenes del motivo que lo llevó a ese lugar.

Martes 25 de Marzo

Eran las cuatro de la tarde y en la soledad de su casa solo una habitación estaba con la puerta cerrada. Dentro dos jóvenes desnudos y entrelazados se besaban fervientemente, como si pudieran penetrarse mutuamente con sus lenguas y explorar con ellas cada orificio de sus cuerpos.

- Sodu, ponte boca abajo
- ¿Ya te pusiste duro papi?
- Sí, quiero hacerlo
- ¿hacerme qué?¿esto? - Sodoku toma el enhiesto miembro del chico y lo pasa por su boca como si se tratara de un pintalabios. Su lengua recorre cada centímetro y borde despertando un calor intenso que hacía latir ya no solo su corazón, sino cada extremo de su caliente cuerpo. Lo miraba con deseo, como lo hacían en esos videos en los que aprendía la técnica adecuada para chuparla como los grandes. Su lengua bajaba hasta la base y volvía a la copa para sobarla con sus labios. El chico dirigía el trayecto de su falo que ahora apuntaba hacia otros horizontes.

- Sodu, voltéate, ¿no quieres que te lo haga?
- Sí quiero...
- ¿Me quieres?
- Sí te quiero
- ¿Ya entonces?
- Es que...  ¡también quiero gozar como una puta!

Sodoku se sienta encima de aquel joven que lo aferra a sus caderas y lo agitaba al ritmo de sus vehementes gemidos que lo encendían cada vez más y lo hacían moverse con más fuerza. El choque de su piel húmeda eran como aplausos que acompañaban el rechinar de la cama y los quejidos de placer que ambos elevaban se impregnaban en las paredes de la habitación, placer que quemaba sus sexos a punto de explotar.

- mmm hasta el fondo
- Ya, ya, ya me vengo
- sigue, sigue, fóllame así...

Como dos golpes certeros al interior de una inocencia caduca, los dos caen rendidos entre las sábanas blancas. Se estiran y con una sonrisa más que complaciente Sodoku va tocando su cuerpo hasta que siente una viscosidad ajena entre sus nalgas. 

- ¿y el preservativo?
- ¿Cuál preservativo Sodu?, nunca me diste uno

Las cosas parecían no ir bien para la pareja esa tarde, era la primera vez que lo hacían entre ellos pero nadie viene con su historial sexual impreso a estas citas improvisadas por inbox o whatssap. Siempre recomiendan la abstinencia o la monogamia para protegerse de aquellas enfermedades producto de la lujuria incontrolada, pero vaya que eso es difícil para alguien que parece no tener una enfermedad física pero sí otra más difícil de controlar.

- Sodu, te están llamando al celular

Sodoku recoge el teléfono, era su enamorado.

20 comentarios:

  1. Es porno en letras ._.

    P.D: Sodoku era Candy.

    ResponderEliminar
  2. Oh my... qué pasó después!
    Por eso es muy muy muy importante prevenir antes que lamentar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, como que Sodo no es de los que se lamentan mucho XD

      Eliminar
  3. Me estoy preguntando en que te inspiras para creer las porno-historias de S. Mu.

    ResponderEliminar
  4. jajjaja, uf que calor!
    yo quiero ver que pasaa y mas detalles siiii.
    SOdoku suena como el juego ese de las letras jajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sudoku es el juego de números, por lo que Sodoku sería el nombre de un juego mal escrito y probablemente más difícil de resolver.

      Eliminar
  5. muy buena primera parte. ojala la segunda sea aun mejor. a la espera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ludobit, ya sale la segunda en estos días

      Eliminar
  6. Sin condón es más rico. No digo que responsable, solo que es más rico =)

    ResponderEliminar
  7. Salut mon ami!

    Prevención!!! es la primera vez que leo las historias de Sodoku xD

    Saludotes Munanito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahh pues ya te enterarás cómo son XD

      Eliminar
  8. Wow! Eso fue tan... Porno!! xD
    Salio genialon >.<

    Saludos :P

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Y dale pobre Candy, Sodoku le gana, ya van a ver ^^

      Eliminar
  10. Muy bueno uffff 690707860 mi wasap

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ¡¿Es un número de verdad?! mira que lo voy a comprobar ^^

      Eliminar