temp3

temp3

viernes, 8 de marzo de 2013

Manuel



Llego al edificio después de mi clase de francés y como todas las noches saludo a Manuel que atiende en la recepción de 7:00 pm a 7:00 am.

"Hola Manuel"
"Hola jovencito ¿cómo está?" 

Manuel hace muy bien su trabajo, es muy amable, siempre toca el timbre del ascensor cuando me ve llegar y mantiene la puerta abierta hasta que yo entre. Es atento, cuida las plantas, ayuda cuando alguien lleva algo pesado, hace recados y siempre tiene esa sonrisa amigable que acompaña muy bien sus "buenas noches" y "buenos días". Es por eso que todos lo quieren en el edificio. Aveces, antes de subir, le cuento las cosas que me pasaron durante el día y le pregunto qué almorzó en su casa. Él me dice lo que le cocina su esposa y cómo sus hijos le reclaman el hecho de que no use celular, según él porque le distrae de su trabajo.

Un día justo uno de los dos ascensores estaba siendo reparado y espero en el sillón hasta que el otro baje.

"Uy Manuel si se malogra el otro ascensor me tendrás que llevar cargando hasta el piso 12"
"Normal, ¿cuánto pesas?"
"Creo que 51 o 52 kilos"
" Uuuu Casi nada, fácil te levanto cuando quieras"
"jajaja ya te veo sufriendo en el 5to piso"


Llega el ascensor y me despido. Ya en mi cuarto me río de la enérgica e inocente forma de hablar de Manuel, puede que sea solo eso o la manera sutil en la que una vez más percibo su sigilosa pretensión muy bien camuflada en esa amable sonrisa diaria. No, ya parecía yo el pretencioso. Me quedo despierto hasta muy tarde, eran las 2:00 am y tras conversar con un amigo sobre lo ocurrido decido bajar y comprobar la verdad del acertijo, solo una noche ¿Qué podría pasar?¿Qué podría perder?

Bajo a la recepción y encuentro a Manuel cabeceando en su silla. Me siento en el sillón al frente del ascensor y mientras se despierta le digo que no puedo dormir, que el calor está insoportable y que decidí bajar a hacerle compañía un rato. Ya más despierto me conversa de cómo una vez se intoxicó cuando por error se tomó una taza de lejía diluida pensando que era agua hervida y de cómo una vez devolvió un celular que se le había caído a un señor en medio de la calle que luego le agradeció como si le hubiera salvado la vida. Es así que confirmando la siempre buena voluntad de este empleado ejemplar decido volver a mi departamento pues ya eran las 3:00 am

"Uuu ¿Ya te vas?"
"Sí Manuel, ya es tarde, te dejo descansar, bye cuídate"
"Mmmm osea me despiertas y me dejas así"
...

Manuel se levanta de su silla y ya en el sillón se sienta a mi costado.

"Vamos, quédate un ratito más"

Abre su casaca y recuesta su espalda separando bien sus piernas. Con su brazo me acerca hacia él y cerrando los ojos me susurra:

"Puedes hacerme lo que quieras"

Ni yo podía predecir el siguiente movimiento. Mi mente viaja entre la cruda realidad del hasta hace unos instantes guardián amable y su sonrisa que esa noche era más coqueta que amigable. ¿Qué podría pasar? parecía todo lo que yo quisiera en ese momento ¿qué podría perder? la noción entre lo que debía y quería hacer con él en el silencio. Me dijeron que yo no estaba sacando la vuelta a nadie, que era libre de calmar mi anhelo, que no hay culpa de nada pues a esa hora todos están durmiendo. Todas esas palabras resonaban en mi mente pues ya no era una sola máscara la que se caía en medio de la recepción, sin embargo, aún algo dentro de mí batallaba por mantener una mirada fija e indiferente a mi mano que ya estaba abriendo su cinturón.      

32 comentarios:

  1. o_O

    me has dejado pasmado, bueno no se si es ficción o no, jejejeje bueno así pasa cuando sucede! jejeje

    ResponderEliminar
  2. OH MY!!!
    Que pasó! Munani no nos dejas así!
    Fue un sueño???
    Realmente pasó!
    HABLAAAAAAAAAAA!!!

    ResponderEliminar
  3. Generalmente ese tipo de personas son de las que menos se esperan acciones así. Está muy bien narrado. Te felicito.

    ResponderEliminar
  4. Y que pasó despues? o será que te quedaste dormido? Me quede con la intriga xd

    ResponderEliminar
  5. cabronnn O,O
    jejeje, me dejaste picado? lo soñaste? si paso? y que paso, aghhh malo XD
    besitos

    ResponderEliminar
  6. Sí pasó, lo soñaste, lo fantaseaste?
    Cuenta que pasó después!!!

    ResponderEliminar
  7. Tienes q contarnos si es ficción o no Munani!!

    bsos

    ResponderEliminar
  8. NO! Que te pasa?! me has dejado pasmado! de verdad que cosas suceden!
    Lo siento me emocione demasiado, muy buen relato, creí que solo hablarías de lo buena persona que es Manuel pero fue algo mas.
    Es muy interesante todo esto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. OMG.... MUNANI me dejaste con la intriga, que paso?, fue un sueño o realidad?... =^.^=

    ResponderEliminar
  10. Se percibe tan alucinante el relato que parece ser de verdad o no?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. vaya que revuelo has provocado XD.

    ResponderEliminar
  12. Parece que todos han quedado intrigados por tu relato y también parece que soy el único que no está de acuerdo con esto.

    Si esto sucediera en un contexto en donde ambas personas no tienen compromisos está todo bien, pero no es el caso. De todas formas hubiese pasado con otra persona y no necesariamente pudiste haber sido tú.

    Al menos si tuviera un compromiso, no me gustaría que me engañen de ese modo aunque sea considera como sólo un desliz o un momento calentura.

    Buenas vibras.

    ResponderEliminar
  13. Esta es una respuesta comunitaria debido a que casi todos me están preguntando lo mismo XD

    1° La historia ES REAL
    2° Sucedió en Enero de este año
    3° Este post no tiene 2da parte (creo que le quitaría lo especial)

    La entrada busca presentar a Manuel y la ambivalencia de su afecto como la de mi propio proceder. Me gustaría que propongan ideas acerca de lo que pasó, ¿Qué creen que hice?

    Ya les iré respondiendo de forma individual para hacerles saber si están cerca o muy lejos de la realidad. Un abrazo y gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  14. Bueno si tu mano estaba en el cinturón ya no había vuelta atrás. Lo narraste muy bien, Munani :)

    ResponderEliminar
  15. Me muero! Me encantó el post, suponía que era real, pero confirmo que si, tienes toda la razón del mundo, una continuación le quitaría ese toque íntimo.

    Pienso... Ay no sé, tú dices que siempre te corres de los casados, supongo que Manuel se quedó con las ganas, aunque estuviste a puntitito de caer en la tentación, y tal vez hubo algunas caricias subidillas de tono, pero no pasó a mayores ;0)

    Besoooooo mi Munanito bello y coquetón!

    ResponderEliminar
  16. Estuvo mas que bueno este post. Sin embargo tu, como todos los que te hemos leido quedastes mas sobrando y apesar de la situacion, no paso nada

    ResponderEliminar
  17. jajajaja ese Munani todo un coqueto descocado en la madrugada! uhmm a ver tratando de seguir la historia... pasó algo en el ascensor??? jajaja

    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja sí, todo un descocado ¿ascensor?... nop

      Eliminar
    2. entonces..... cuentaaaaaaaaa!!! xD

      Eliminar
  18. Pues aún hay gente amable como Manuel en este mundo pero sinceramente me quedé helada con lo último.

    Espero que hayas salido bien librado de todo eso y que lo que haya o no haya pasado se quede ahí...en el recuerdo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Está muy bien escrito, te felicito.

    [Vas a hacer que sospeche de la amabilidad de Gabriel]

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oki y sospechar no está demás. Abrazos!

      Eliminar
  20. Bien, muy bien Munani, buena historia, jejeje, más que golfo... jajaja Yo me imagino, y por lo que he leído que en ese momento, y pese al calentón diste un paso atrás justo a tiempo, pero con el suficiente calentón como para decidir hacerle otra visita en otro momento... en un trastero del edificio, en un cuarto de contadores, máquinas o de limpieza... jejeje. Yo muchas veces he dado pasos adelante ante situaciones complicadas aunque muy sexuales... otras he dado pasos atrás, hasta ahora creo que siempre de forma acertada.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tilín! tilín! tilín! aquí hay un ganador jajaja ^^

      Eliminar
  21. tambien el portero de mi edificio se llama manuel jaja. a el le gustaria mucho tener compañia a esas horas de la noche porq segun el penan mucho por el estacionamiento.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. edad? está casado? cuánto gana? jajaja mejor que lea un libro y así se duerme tranquilo :)

      Eliminar
  22. Me has hecho recordar al portero de mi edificio... es atento en cierto modo, es q soy yo qien no gusta de ciertas atenciones como q me habra la puerta si yo puedo hacerlo... bueno de hecho es xq no me gusta tener q decirle gracias o saludar... mi peor defecto.

    51 kilos? M***da!!! y yo me quejo xq peso 61! Al igual q los dems, me dejaste pasmado... es q tu... osea no creemos q seas capaz de esas cosas XD

    Buen post!

    ResponderEliminar
  23. jajaja sí me falta ponerle más papa al caldo! Me estoy haciendo de una REPUTAción... XD pero solo es lo que hay. Un abrazo!

    ResponderEliminar