temp3

temp3

martes, 15 de abril de 2014

Lázaro y la muerte blanca Parte II



Era ya el vigésimo día desde que había comenzado a nevar por primera vez en el pueblo de Taycun. La festividad de los más pequeños que bailaban entre la lluvia blanca y armaban sus "hatos" con techos de paja y hojas de molle había ido cesando con los días. Cada vez que sus padres regresaban con lo poco que habían podido recuperar de las chacras cubiertas de hielo su espíritu también se apagaba al ritmo de la fogata que calentaba sus frías viviendas y sus barrigas vacías.

Varias hectáreas de maizales torcidos y destrozados eran recorridos una y otra vez tratando de encontrar el alimento del día que con el tiempo pasó a ser de la semana. Muchas crías de los ganados habían muerto congeladas pasada la tercera noche, no habían dormideros en el pueblo, nunca habían sido necesarios. Las vacas habían dejado de producir leche por las bajas temperaturas y muchos animales que bajaban al río Puñuy no podían beber del agua congelada, morían de sed.

Yarjawuachkan / Tengo hambre - Le dice Lázaro a su hermana mayor

Marce lo acuesta entre sus faldas y le dice que cuando pase la nieve todo volverá a ser como antes y volverán a disfrutar de todo lo que la tierra de Taycun les daba; como cuando cruzaban el río y encontraban unos mantos de tierra roja enormes que solo al acercarse descubrían las tunas que brotaban durante todo el año en esas tierras de abundancia insólita o cuando traían la leche del ganado en grandes baldes que tenían que alejar de su hermano Leo que solía meter todo el rostro cada vez que los encontraba, desatando la furia de su padre a correazos.

Era de noche y la nieve seguía cayendo. Llegan doña Juana y don Gregorio pero ante la expectativa de los niños solo el silencio y sus manos vacías indicaban que todo afuera seguía igual. Los acompañan al centro de la casa y al rededor del fuego se ven los rostros ensombrecidos.

¡Micuyta munani! / ¡Quiero comer! - Reclama Leo
Manan yaku kanchu / No hay agua -  Dice Marce
Wiksay nanamuan / Me duele el estómago - susurra Lázaro

Se le partía el corazón a doña Juana no poder preparar nada para sus pequeños y la mirada de don Gregorio fija sobre la candela reflejaba la impotencia de no poder llevar el pan a la casa, como si una blanca maldición hubiera asaltado su pueblo sin mayor aviso que unos luminosos aros de colores en el cielo que se suponía daban felicidad; "no todo lo que brilla es oro" piensa y a pesar de que ellos no conocían de dinero nunca habían experimentado la mayor de las tristezas, el hambre.

De repente doña Juana se pone de pie y comienza a cantar:

¡Takisum, takisum, ama llakikuichu taitai, tususum tususum, ñoja kani yurac huayta...!
¡Cantemos, cantemos, no estés triste papá, bailemos, bailemos, yo soy la flor blanca...!

Don Gregorio que parecía haber despertado de un trance se queda sorprendido de ver a su esposa repentinamente tan alegre a pesar de que la nieve seguía cayendo, la ve bailar en frente de los niños y solo atina a seguir su melodiosa voz aplaudiendo con el mismo ritmo. Marce salta de alegría del piso cogiendo sus faldas y se pone a bailar junto a su mamá levantando el polvo al zapatear la tierra. Leo festeja y cogiendo dos ramas las frota haciendo con su boca el sonido de violín, don Gregorio toma la vacía caja de pan como si fuera un tambor y se pone también de pie para bailar junto a su esposa. Al frente de ellos Lázaro aún está echado cogiéndose la barriga pues no había probado alimento hace días, siente que su cuerpo se enfría y que un sueño eterno se quiere apoderar de él. Recuerda lo que dijo la anciana el primer día que nevó: "Al parecer la muerte no siempre se viste de negro", aunque no estaba seguro de lo que significaba eso. Tiene mucho sueño, pero el espectáculo al frente suyo es incomparable, todos están alegres, bailando, jugando y engañando al hambre con instrumentos de madera y los cánticos de su madre que se le queda mirando...

Lazarucha, jamuy! / Lázaro, ven!

El niño era callado y débil pero siempre obediente. Se pone de pie, se para al costado de su mamá y al verla tan alegre a pesar de que posiblemente haya pasado más días sin comer que él y sus hermanos, se da cuenta de que no todo es tristeza en esa noche, una noche helada que no sabían cuándo iba a acabar, no sabían si volverían a comer mañana o si la nieve los sepultaría, lo único que sabían era que estaban juntos y que el calor de la fogata no era lo único que mantenía la vida en esa pequeña casa de piedras ubicada en la esquina de la plaza del recóndito pueblo de Taycun...

... Al día siguiente, dejó de nevar.

20 comentarios:

  1. Qué linda historia... a veces a pesar de todo uno siempre debe sonreír y bailar. Solo a sí puede que las buenas vibras y momentos oportunos lleguen a nosotros sin avisar!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Abrazos querido Munami buena e intima historia, adorable.

    ResponderEliminar
  3. A esa familia le faltaba la alegría... ves? Muy bonita la historia, jejeje, y muy instructiva, mira tú que he aprendido que Munani es "comer", a ti te voy a dar yo Munani, jajaja

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Munani es "Quiero", Mycuita es "comer o comida". Lo único que en Quechua uno habla al revés, como Yoda ^^ ¿me quieres dar de comer Pimpfito? ¿me lo quieres dar en la boquita? mira que debo quedar satisfecho jajaja XD

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Muy buena la historia, y nada más que sonreír y seguir pa lante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Jhossef, sonreír a la vida. Un abrazote!

      Eliminar
  5. Caramba me lei las dos al hilo, me ha gustado, sabes e recuerdas a los cuentos peruanos que leia en el colegio, me ha gustado mucho! Aunque claro, yo pondría mas sangre y mas drama, que la vida en la sierra no es fácil,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm no sabía que podías dos al hilo, me sorprendes jajaja pues las historias de Lázaro mas que tenebrosas son tiernas y místicas, al menos eso intento jeje Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola! Es la primera vez que llego a tu blog... Que guay que tenga visitas y links con todo varios bloggers. Por cierto tu relato me encantó, no, como me encantaría traer esa melancolía que transmites.

    En fin, sería un gusto si te dieras un tiempo para vistar mi blog

    lokito19821

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando, lo haré en estos días. Saludos.

      Eliminar
  7. Mu, bonita historia hoy la lei completa :)

    ResponderEliminar
  8. no conozco la nieve. a lo mucho, cuando fui al cuzco una vez hace siglos, cayo sobre mi un poco de granizo. y claro, me gustaria experimentar la nieve como se ve en esas peliculas gringas: muñecos de nieve, guerritas con bolas de nieve, y cosas asi. pero uno se olvida de lo mortal que puede ser. saludos, munani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen, con la comida no se juega o.o Un abrazo Ludobit

      Eliminar
  9. Precioso Muni, el mensaje, así es todo en la vida, el amor y un espíritu fuerte y alegre, nos permitirán superar todas los obstáculos que se nos presenten.

    Besote!!!!!!!! Mi Madrid carajito!!!!!!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Minita pechocha, así hay que ser fuertes ante la vida. Un besote!

      Eliminar