temp3

temp3

viernes, 5 de septiembre de 2014

Edwin


Sentados los dos en la mesa de la cocina escuchamos una canción de Adele desde mi celular, pero después de pensarlo tanto en cada sorbo de café decido ser yo el que interrumpa el silencio del desayuno.

- Pa, una pregunta
- Dime
- ¿Le constaste a mi mamá sobre Edwin antes o después de que se casaran?

Alza la mirada y dubitativamente me dice que antes, sonriendo le digo que creo que ya no se acuerda pero él insiste que fue antes y que mi mamá no lo tomó mal. Me cuenta que ella sabía que fue producto de la casualidad y que el niño no estaba abandonado y que cuando lo estuvo, ella no tuvo problemas en tenerlo en la casa con nosotros y así fue.

Mis recuerdos a los 5 años son muy vagos, pero aún me acuerdo de su atractivo rostro. Siempre pensé que era mi primo pues no siempre llegaba a casa y mis padres siempre nos dijeron que éramos tres. Se llevaba bien con mis hermanos, era pelotero como ellos y en cada enfrentamiento en la escuela él era su protector. Era alto y con la suficiente fuerza como para colgar a alguien de sus brazos, le gustaba jugar bastante pero el único con el que no podía jugar era con mi papá.

- Yo le di todo durante el tiempo que estuvo con nosotros, le aconsejaba, le pagué el colegio y el director siempre me llamaba por las peleas en que se metía. Él no se dejaba, una vez le rompió el labio a un chico que le jaló el cabello.
- Sí, él era así - le respondo sin poder evitar reírme
- Terminó el colegio y no sabía qué hacer, después de casi un año me dice que quiere estudiar en la universidad, postuló como tres veces y no ingresó. Fue a una particular, ¡di examen por él! ingresó y le dije "Ahora solo dedícate a estudiar". Le pagué un departamento chiquito, le estuve pagando la universidad por todo un año dejando de darle parte de lo que ganaba a tu mamá y a ustedes. No sé cómo se me ocurre una vez preguntar en su facultad por él y me dicen "No señor, ese alumno no viene hace meses" y yo como cojudo pagando todo un año, eso no me gustaba, la mentira...

Le digo a mi papá que cada uno decide cómo hacer su vida y que por más que él lo haya ayudado si no nacía de Edwin hacer algo mejor por sí mismo y pensar en su futuro pues no iban a cambiar mucho las cosas que digamos. "Tú has dado todo lo que estaba a tu alcance pero hay cosas que simplemente ya se escapan de tus manos" y fue así que después de varios pequeños empleos que no lo llevaban a ninguna parte y comprometerse con una chica, a los dos meses de tener su bebé le cuenta a mi papá sobre sus planes de viajar a España y le pide como último favor que le preste seiscientos dólares para su viaje, que se los devolvería en unos dos meses y las mismas promesas de siempre.

- "Ahora tienes a una bebé que depende de ti, no le falles o se volverá igual de irresponsable como tú".  Fue la última vez que le presté dinero, lo dejé en el aeropuerto y fue la última vez que lo vi.
- Ya habrán sido como seis años..
- Sí, ya seis. Era irresponsable, dejado, impuntual... pero a ustedes los quería bastante, siempre fue muy cariñoso, contigo más, "mi hermanito" decía.

Edwin me cargaba cada vez que llagaba a casa, me besaba en los cachetes hasta hacerme morir de la risa. No tengo ni una foto de él, su imagen de joven de 18 años se ha quedado grabada en mi mente y aún me acuerdo de su voz. Será que mi cuerpo es más sensible a los sonidos por lo que la música aflora muchos de mis sentimientos, pero todos estos recuerdos volvieron a mí aquella vez que mientras hacía mi tarea de la universidad llamaron al teléfono de la casa y una voz conocida me dijo:

- ¿Aló?
- Hola quién habla
- ¿hermanito?... soy Edwin.

29 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hablamos jeje ammm si tuviera una segunda parte, el título hubiera sido "Edwin parte 1" XD

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Chesu, este es uno de esos post que terminan así ^^ sorry

      Eliminar
  3. que bonito n_n quiero saber que te cuenta. aun que si, no le podemos dar toooddo a los niños a se aprovechan o se malcrian..no se...

    saludos

    gracias por tus palabras en mi blogie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo, creo que si no los crías desde pequeños difícil que puedas influenciar de ello de grandes. Besitos para ti :)

      Eliminar
  4. tengo primos asi, pero primos de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba que era mi primo hasta hace algunos años

      Eliminar
  5. Estoy deseando saber como fue la conversación. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje chispas, si quieres te la cuento por inbox ^^

      Eliminar
  6. :O ay, pero qué cosas! es cierto que si desde niñitos no los controlas, se te van de las manos. Yo por eso, solo con los niños de mi casa, con el resto soy un poco distantes, no sé cómo serán, quizás malcriados, engreídos, qué sé yo, y si fuese ese el caso, me ganarán las ganas de mandarle su "estate-quieto" y quizás me denuncian jaja por eso mejor de lejitos xD

    Saludotes Munanín!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, ya me daras mas detalles sobre el tema :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí, ay sí, el que tiene acceso a información confidencial jajaja

      Eliminar
  8. Yo creo que la historia con Edwin si tendrá parte dos y tres y cuatro....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Waaa pues solo si pasa algo más interesante que lo narrado en el post. Un abachooo

      Eliminar
  9. Bonita historia :)

    No tengo hermanos de sangre (hasta donde sé). Tengo un primo que es peor que enemigo, una prima mayor que durante un tiempo en mi niñez me cuidó casi como una madre y algunos amigos que son mis hermanos por elección.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según yo, mientras te cuide y te quiera, es tu familia :)

      Eliminar
  10. Intento imaginarlo conmigo, y habría sido sumamente raro tener un hermanastro o niño adoptado en casa. Se ve que manejaste todo con consideración y respeto, eso habla bien de ti. Y de lo otro dicho, es verdad: hizo hasta cierto punto lo posible por el individuo, y ya éste decide qué hace de su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, creo que los padres guían a los hijos hasta cierto punto, después ni amarrados te hacen caso :s

      Eliminar
    2. Por eso es importante que implanten buenas bases cuando sea aun posible hacerlo. Y de cosas importantes, no de creencias y tradiciones que ya no van.

      Eliminar
  11. Algún dia volverá para abrazarse los dos veras que si.


    Beso.

    ResponderEliminar
  12. Segunda parte, rápidooo
    Siempre hay personas así, tienen muchas oportunidades pero no la saben aprovechar u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro que pide segunda jajaja si llega a pasar algo nuevo con mi hermanito escribiré de todas maneras una segunda parte :)

      Eliminar
  13. habla muy bien de tu madre en aceptar a edwin, eso demuestra su grandeza y nobleza de espiritu. ojala pronto te puedas volver a reunirte con el

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, conociéndola, supongo que también le habrá costado. Sí, sería bonito. Saludos!

      Eliminar