temp3

temp3

miércoles, 15 de agosto de 2012

Cate



"¿Aló?... Sí, sí, justo estoy yendo a la casa... sí, hago mi "Cate" y regreso al trabajo... ok ma hablamos luego."

Silvana guarda su celular y pasa por la oficina cargando varios papeles. Su pantalón ceñido desvía la mirada de varios trabajadores, compañeros suyos que todas las noches la imaginan en sus habitaciones, esposada a la cama mientras le quitan ese pantalón que su cuerpo dibujaba. Las chicas nunca la ven en el baño, dicen porque usa el de la oficina del jefe, un exitoso empresario. Silvana es muy guapa puede que por ello le hayan dado el trabajo, pero sería injusto para sus estudios de secretariado que con tanto esfuerzo tubo que pagar cuando el dinero le comenzó a ser escaso.

"Ya regreso Matilde, almuerzo y vuelvo"

Matilde es la otra secretaria que la cubre durante la hora de almuerzo. Es mayor que Silvana y también piensa que le regalaron el puesto ¿Será por su cabello largo y castaño?¿por su nariz perfecta?¿por sus blusas pegadas o será que en verdad sus estudios de secretariado le valieron de algo?. "No demores linda" responde sonriente, "adonde te irás perra" le dice en su mente. Silvana vive a 3 cuadras de su trabajo, lo que le permite ir siempre a su casa a la hora del almuerzo. Un señor que va en sentido contrario le peñizca una nalga al pasar a su lado, pero ella no hace nada y sigue de largo.

"Ya llegué!..."

No hay nadie en casa, así que sube a su cuarto y cierra las cortinas y la puerta. Agarra un espejo portátil de mediano tamaño, saca una toalla, un jaboncito, una gasa, guantes estériles, una botella de agua, lubricante, una pequeña botella de vidrio y una bolsita con un largo tubito de plástico dentro, todo sobre su cama. Se quita los zapatos, se quita el pantalón y se quita el calzón. Sube a la cama, se sienta sobre la toalla y pone el espejo entre sus piernas a la altura de sus rodillas flexionadas. Se le veía todo.

"Se me ve todo"

Toma un poco de gasa, la humedece con el agua de la botella y soba el jaboncito que está a su derecha. Con el pulgar y el índice separa los labios de la vulva y con la gasa en su otra mano limpia el meato urinario. Toma otra gasa y se seca dicha área, luego abre la bolsita con el largo tubito de plástico que dentro llevaba. Se pone los guantes estériles y toma la sonda calibre 12 con su mano derecha. Con su mano izquierda abre el lubricante y unta la punta de la sonda y la superficie de la uretra. Poco a poco a través del espejo verifica el rumbo necesario. La sonda penetra el meato urinario y para cualquiera la agonía sería indescifrable, un dolor agudo y chirriante, menos para Silvana que había perdido la sensibilidad en todo su conducto uretral desde el accidente, por lo que el malestar era casi imperceptible y el lubricante solo ayudaba al trayecto del catéter.

"Ya casi"

Va metiendo de a pocos la sonda hasta sentir la sensación de orinar. Agarra la pequeña botella de vidrio y la coloca rápidamente en la desembocadura de la sonda. Con 25 cm ya introducidos observa como una columna amarilla comienza a moverse hasta verterse en la botella y aliviar su urgencia. Son aproximadamente 10 minutos de espera, en los cuales repasa sus tareas, las cosas pendientes de la oficina, el regalo para Matilde cuyo cumpleaños ya se acerca y la invitación de uno de sus compañeros  que la invitó a una fiesta.

"Listo, terminé"

La botella estaba graduada y verificaba los 400 ml que había "orinado". En su cajón tiene varias libretas de apuntes pero saca la de este año, ubica el mes, la fecha del día y entre tantas cantidades ya antes anotadas escribe una más ya casi sin pensarlo. No siempre es así de fácil. Recuerda las veces que se ha lastimado sacando la sonda ensangrentada o las veces que no la dejaron salir de la oficina y los dolores vesicales fueron casi innombrables. Desde el accidente conoció a personas con la misma secuela y el mismo tratamiento, entre ellos tiene un amigo muy guapo, un exitoso empresario. Desde hace 3 años que los gastos de Silvana aumentaron, pero de todas formas terminó su carrera de secretariado. Luego se levanta para cambiarse e ir al trabajo. Una gasa se ha quedado pegada en su trasero pero no se da cuenta pues también ha perdido sensibilidad en esa parte, capaz ya luego se percate, cuando vuelva a hacer su "Cate".

22 comentarios:

  1. Pobre Silvana... qué le pasó? No me imaginé que fuera a ser eso cuando leí el principio de la historia.

    Fuerte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un accidente de tránsito le dañó la zona baja de la médula espinal

      Eliminar
  2. ¡MAESTRO! Una historia que merece ser leída, en especial porque siempre tenemos esa horrible costumbre de pensar lo peor de los demas, sacar lo negativo, creer que si llego a tal o cual lugar lo hizo con ayuda y no por sus méritos... no nos ponemos a pensar más allá, y tu en esta historia has gráficado fielmente aquello que muchas veces nuestra mente obtusa no puede conocer como una alternativa a sus teorías negativas... Me encantó el relato, como dice Marite, es FUERTE, pero muy bien relatado. Gracias por compartirla, se la pasaré a mis amigos! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Sí, el relato es fuerte pero así de fuerte es la realidad. Saludos!

      Eliminar
  3. Me quedé con la boca abierta (algo peligroso en un post en el que se menciona la orina, ok no), sobretodo porque me imaginé todo, mi imaginación es demasiado vívida x_x

    Casi siempre imaginamos lo peor, guiados por esa vieja frase "piensa mal y acertarás" que muchas veces conduce a la falsedad y al prejuicio. En la historia que cuentas,las personas hacen todo el esfuerzo de imaginarse que micciona en el baño del jefe, en lugar de pensar algo más común, como que podría tener algún tipo de enfermedad o problema de salud.

    Saludos Munani, historia fuerte pero muy bien narrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierra la boca! jajaja pues te cuento que conozco a muchas personas con el mismo caso. Cada persona es un mundo, uno no puede aparentar saberlo todo. Saludos!

      Eliminar
  4. Prejudice... prejudice, everywhere.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues ... pensé que tomaría un rumbo como de un aborto o algo así... fuerte historia! pero como dice Emil, prejuicios por todos lados!, me estremeci totalmente al leerla! Saludos! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es el efecto de la realidad enseñándonos a afrontarla. Un gusto tenerte nuevamente por aquí ^^

      Eliminar
  6. crudo, explicito, magnifico. la brevedad del texto no hace mas que concentrar el poder de las imagenes narradas. q buen trabajo, munani :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te gustara. Un abrazo!

      Eliminar
  7. La gente siempre piensa lo peor, siempre nos juzgan, y nos evaluan. Mucha maldad hay en algunos. Esta muy bien narrado, me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso uno no puede vivir pendiente de los demás. Saludos.

      Eliminar
  8. Buen relato, crudo y directo. Nadie pensaba que tuvo un accidente de transito, y perdio la sensibilidad en la zona baja, por eso no reaccionó cuanto el tipo le peñiscó la nalga.
    Ese aceite en verdad se llama Cate?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es aceite, es una botella con pichi :)
      "Cate" = Cateterismo intermitente

      Eliminar
  9. Asu, me quedé de una pieza, lo vi todo en una peli, me dolió todo.

    Cristina es de admirar, sigue con su vida adelante a pesar de su situación y por si fuera poco, los comentarios injustos de sus compañeros.

    Beso...

    ResponderEliminar
  10. Munami, me gustó mucho! Abrió un poco más mi mente!

    ResponderEliminar
  11. Y yo que pensaba que el cate iba a ser por algún suspenso o algo similar. Un sobresaliente te ponía yo a ti. Enhorabuena.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cate es la forma abreviada que utilizábamos en el centro de rehabilitación para decir "Cateterismo intermitente".

      Eliminar