temp3

temp3

domingo, 3 de febrero de 2013

El susto de Lázaro parte II



Wañurusaj / Me voy a morir - dice Lázaro triste

Una lechuza negra entra a la casa y se posa sobre la mesa. "Tuxpicha", el curandero, exclama que los Apus lo han escuchado y que el cerro "Khuyay Urqu" ha tomado la forma de este animal para negociar por el alma de Don Santiago. Doña Juana le dice susurrando a su esposo que son puras tonterías y que deberían llevarlo ya al centro de salud del otro pueblo, pero Don Gregorio no le hacía caso, él aún creía que con el poder de los Apus recuperaría a su primo.

¿Imatataj ninky? / ¿Qué dices? - Le pregunta Marce a Lázaro

El pequeño cuenta que había ido temprano a los linderos del pueblo a esperar la salida del sol como todas las mañanas. Se sentaba en las faldas de "Khuyay Urqu" y veía cómo desde entre los nevados poco a poco el "inti rey" iluminaba las praderas verdes y los maizales de Taycun, hacía brillar al río Puñuy que rodeaba al pueblo, avivaba el canto de los chihuillos y calentaba sus pies helados. Luego decidió volver a casa, pero mientras caminaba entre los matorrales sintió algo entre sus dedos. Cuando bajó la mirada la vio, era de color verde amarillo, era "katari" / "serpiente". Lázaro se quedó quieto y el reptil pasó entre sus piernas, le hizo sentir su piel escamosa y se fue dejándolo solo otra vez. Lázaro le cuenta a su hermana que una vez el tío Santiago le había dicho que si "katari" se cruzaba en las piernas de alguien esta persona moriría dentro de poco, por lo que el pequeño llegó triste a su casa al pensar en el fatal destino que le esperaba.

Ama upa kaychu Lazarucha / No seas tonto Lázaro

Marce le explicó que esas cosas no eran ciertas, que nadie se moría por ver una serpiente, que todo tiene un motivo y la muerte no le llegaría aún hasta que sea viejito. Le decía que el tío Santiago siempre ha creído en esos mitos que mamá dice son patrañas de un viejo loco. Le da un abrazo en medio de la noche fría y le dice que todo estará bien.

Por otro lado Tuxpicha, tras una conversación con la lechuza con sonidos que más parecían los aullidos del puma responsable de todo esto, llegó a la conclusión de que la única solución era llevar la ropa de Don Santiago a aquel eucalipto donde se paralizó, ponerla en la misma posición e invocar a los Apus para que adhieran su alma a las ropas y luego así vestir al señor asustado. "Qué cojudez" pensaba doña Juana.

¡Jacuchik! / ¡Vamos! - dijo don Gregorio

La caminata en la noche era iluminada por las luciérnagas del campo, eran como estrellas pequeñas que bajaban tras dejar a todas las constelaciones cuidando el cielo de Taycun. Los 3 hermanos iban agarrados de la mano, Lázaro ya no tenía miedo de volver a encontrar a "Katari" pues tenía a su hermana al lado y una sonrisa se dibujó en su pequeño rostro.

¡Kaypi! / !Aquí!

Llegaron, colocaron las ropas al lado del eucalipto y tras prender una pequeña fogata Tuxpicha hizo un nuevo ritual indescifrable. En la casa esperaba solo y sentado el desnudo cuerpo de Don Santiago, con olor a chicha de jora, los brazos llenos de rosarios, su boca repleta de estampitas de Santa Rosa y el ojo abierto que miraba, quien sabe si intencionalmente, a la lechuza negra autora de su nuevo suplicio y que seguía ahí posada sobre la mesa.

Al día siguiente, con la llegada del sol también llegó la familia. Lázaro estaba feliz de nuevo y cantaba con su hermana mientras Leo seguía muy atento a cómo Tuxpicha llevaba las ropas de su tío entre sus brazos. Doña Juana solo quería dejar a su esposo con el viejo loco que no la había dejado dormir toda la noche y don Gregorio estaba más que impaciente. Entraron a la casa, todos rodearon al cuerpo y vistieron a don Santiago. 

¿Maipitaj tukukachkan? / ¿Dónde está la lechuza? - preguntó Tuxpicha

No pasó nada. El cuerpo seguía inmóvil y tras esperar una hora en silencio cada uno empezó a irse por su lado. Lázaro fue el único que se quedó en la sala pensando en su temor ya resuelto y en el de su tío sin resolver, ¿cuál fue la diferencia? En eso lo llaman para comer y sale disparado de la sala como un rayo.

Lazarucha, ¿Maitataj rinki? / Lázaro, ¿adónde vas? - preguntó don Santiago



PD1: Gracias Edu por seguir siendo mi control de calidad con estas historias :)
PD2: Conocí a un anónimo el viernes, ya hablaré sobre él en un post
PD3: Haciendo bastante música, buuu llegó febrero, mes de sentimientos encontrados.

13 comentarios:

  1. OMG... interesante historia, sabes me agrado leerlo y mas aun en el lugar donde estoy ahora, al menos mi mente se despejo un instante, me imagino que eso continua verdad?, y sobres tus canciones espero poderla escucharla por tus voz?, y nada solo exitos MUNANI... =^.^=

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad la historia queda allí :) y canciones siempre va a haber, ahorita están en producción jajaja Saludos!

      Eliminar
    2. que? ya no va a continuar la historia? =^.^=

      Eliminar
  2. Qué interesante realmente Munani, y porque solo agradeces a Edu ah??? Todos te leemos! Celosa me pongo... jajajaja

    Beso!

    Cuenta cuenta! Qué fue con el Anónimo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Edu es un amigo sin blog que conozco desde el 2008. Él sabe Quechua y siempre le paso mis posts sobre Lázaro para que vea si hay algún error y luego recién los publico ^^ (celosa) jajaja sobre el anónimo... sí escribiré algo.

      Eliminar
  3. Historias con contenido en quechua, me emociono :3

    Ya espero al tercera parte. Saludos. Tienes talento para escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tropi, pero la historia queda allí, cuando don Santiago se despierta. Un abrazo!

      Eliminar
  4. muy bien pero aún me queda la incognita de querer saber más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los relatos de Lázaro son siempre en 2 partes. Gracias x comentar.

      Eliminar
  5. Buuuuuuuaaaaaaaa, me muero! Yo que soy una mariconazaaaaaaaa y me pones esto!!!!

    Mostra la historia, me quedé pegadaza y la habría leído más rápido, si no fuera porque mis niñas no paran de pedir, pedir, pedirrrr, y como no hay papá hasta la noche, piña pe'.

    Febrero no me afecta u.u Cuidado con los anónimos Munanito.

    Besito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el misticismo de la sierra :) besitos!

      Eliminar